La mayor deforestación en 15 años se juzga en las urnas !

Full details about La mayor deforestación en 15 años se juzga en las urnas

It’s today’s topic

La primera advertencia se produjo ocho meses después de que Jair Bolsonaro asumiera la presidencia de Brasil. En agosto de 2019 miles de grandes incendios convirtieron los pulmones del mundo en una bola de fuego progresó sin control durante semanas, destrucción de miles de hectáreas de bosque, destrucción en cifras récord. El número de incendios registrados solo en ocho meses de ese año aumentó en un 83 por ciento en comparación con el período correspondiente del año anterior.

La tragedia amazónica de 2019 fue un preludio de lo que sufriría el medio ambiente durante los próximos tres años del mandato de Bolsonaro. Los datos hablan por sí solos: Entre enero y agosto de 2022 se talaron aproximadamente 8.000 kilómetros cuadrados de bosque, el área más grande en los últimos 15 años. El año pasado, los datos mundiales muestran que se talaron más de 13.000 kilómetros cuadrados de bosque.

“Bolsonaro Él hereda de la tierra arrasada. Promueve la deforestación para la agricultura, la minería en tierras remotas e indígenas y proyectos de infraestructura en lo profundo de la selva, trayendo muchas actividades ilegales”, explica Suely Araujo, urbanista y abogada, doctora en ciencias políticas, experta en políticas. Observatorio del Clima y expresidente del Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (Ibama) entre 2016 y 2018. “Hoy se asocia a actividades delictivas como los delitos ambientales. tráfico de drogas, armas e incluso personas“.

Incluso durante la campaña electoral para las elecciones de 2018 y después de la elección de Bolsonaro atacaron a las instituciones ambientales estatales y vaciaron sus poderes. Repitió varias veces que paralizaría la demarcación de áreas protegidas y las abriría a la agroindustria, la minería y la exploración. En abril de 2019 rechazó la Operación Ibama, que destruyó camiones y tractores de madereros ilegales en la Amazonía. En julio, su ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, se reunió con los madereros y defendió sus actividades.

gobierno de Bolsonaro terminó la cooperación entre varias agencias en la lucha contra los delitos ambientales. Por ejemplo, cerró las dependencias del Ministerio del Medio Ambiente (MMA) que realizaban labores de vigilancia y control, que se suponía debían ocuparse únicamente del medio ambiente. El Plan de Combate a la Deforestación en el Ibama y la Amazonía (PPCDAM) ha sido archivado.

Árboles talados en el Amazonas.

Reuters

“El presidente Bolsonaro tiene una visión del desarrollo de los años 50 del siglo pasado. como si fuera necesario destruir el bosque para impulsar la economía. Es una idea completamente equivocada que todo lo que trae es destrucción y pobreza. De hecho, la región amazónica es actualmente la región más pobre de Brasil, y cuando te acercas a las áreas explotadas por la minería ilegal, puedes encontrar incluso mano de obra esclava”, lamenta Araújo.

Además del empobrecimiento de las agencias de protección ambiental, Araújo denuncia que los recursos disponibles para proteger la Amazonía ni siquiera están siendo utilizados. “En este momento, hay tres mil millones de reales están paralizados en el fondo del Amazonas que no ha sido usado. Ya no estamos hablando de no destinar recursos a la protección ambiental, sino por el contrario, estamos hablando de que los que ya existen ni siquiera se utilizan”, analiza. “Y cuando el Gobierno decide destinar recursos a la política ambiental, lo hace como tapadera, porque luego no se ejecutan. Este año al igual que en el fondo de prevención de incendios, solo se utilizó el 37 por ciento de los fondos asignados”.

Nativo, en peligro de extinción

El abandono de la Amazonía por parte de Bolsonaro con sus políticas ambientales también ha traído violencia a las áreas locales. A ello ayudó la decisión del Gobierno de liberar energía y fondos Fondo Nacional para la India (Funai) Dedicado a proteger la tierra indígena en la Amazonía y sus comunidades; reducir las inspecciones federales; y la regulación de la minería en tierras indígenas con la aprobación del Proyecto de Ley 190 propuesto por el Ejecutivo.

Los datos muestran: La deforestación en Tierras Indígenas (TI) ha aumentado en promedio un 153% en los últimos tres años (1.255 kilómetros cuadrados), según el proyecto Monitoreo Satelital de la Deforestación de la Amazonía Legal (Prodes).

“La posición del gobierno es totalmente irrespetuosa con los indígenas y daña nuestra constitución, que garantiza los derechos de estas comunidades”, dijo Araujo. “Se les dio casos de muerte y asesinato de la población localmás allá de la desolación de su tierra”, denuncia.

Investigación publicada por la Agencia Pública de Medios de Brasil, Me dí cuenta que. Según la publicación que cita fuentes del Ministerio Público Federal (MPF), sobre tierras indígenas yanomamis. Hay entre 10.000 y 20.000 mineros ilegalespone en peligro su vida 28.000 lugareños no solo por la violencia que muchas veces se ejerce, sino también por los efectos ambientales de las actividades realizadas.

Una imagen de la protesta de los indígenas de Brasil.

Una imagen de la protesta de los indígenas de Brasil.

Reuters

El informe muestra que entre 2018 y 2021 La superficie de minería ilegal en el cauce del río Uraricoera ha aumentado en un 505% Según expertos de la Policía Federal (PF). En las comunidades cercanas al río, el nivel la contaminación por mercurio alcanzó el 92,3%. Los efectos sobre la salud humana van desde alucinaciones, convulsiones, dolores de cabeza hasta pérdida de la visión y la audición. Las mujeres embarazadas expuestas al mercurio corren el riesgo de sufrir un aborto espontáneo y pueden tener hijos con problemas de desarrollo, lo que ya es una realidad para los yanomami.

La situación de los Yanomami es la peor posible. Las condiciones sanitarias, culturales, económicas, alimentarias y sanitarias, la violencia, la explotación sexual de mujeres y niños, la prevalencia de las armas, el alcohol, en fin, todos los indicadores se deterioran rápidamente. Es una tragedia humana”, dijo a la Agencia Pública Alisson Marugal, Fiscal de Derechos Indígenas del MPF en Roraima.

Las elecciones son un punto de inflexión

En cuanto a las elecciones y sus efectos, se pueden presentar dos escenarios. Si las encuestas respaldan a Bolsonaro, el presidente puede sentirse legítimo en sus decisiones examinar las políticas que causaron esta devastación. Bolsonaro daría carta blanca a los agentes económicos que puedan operar en regiones aún por explotar, apostando por la liberación de la minería en tierras indígenas con consecuencias potencialmente genocidas para las poblaciones tradicionales.

Si gana Lula, todas las encuestas muestran que se podrían restablecer las políticas de protección de la Amazonía, con el objetivo de reducir los registros existentes de deforestación e incendios en la región, así como una mayor represión de la minería ilegal. ..

Durante dos mandatos, de 2003 a 2010. Brasil ha reducido la tasa de deforestación en la Amazonía en más del 70%. Además, el Ejecutivo brasileño logró presionar a los países ricos en la ONU para financiar la adaptación climática de los más pobres. En 2008, Alemania y Noruega crearon un fondo con el gobierno brasileño para ayudar a proteger la Amazonía: los dos países invirtieron más de 1.200 millones de dólares antes de congelar sus contribuciones debido a las políticas ambientales de Bolsonaro, que han provocado terribles incendios.

Pero su sucesora, Dilma Rousseff, ha debilitado algunas de las políticas creadas por Lula, por lo que algunos activistas ambientales ven al Partido de los Trabajadores con cierta desconfianza. En 2012, el gobierno de Rousseff un una amnistía a gran escala para las multas por deforestación y desalojó al menos a 20.000 personas para construir una controvertida represa hidroeléctrica en el Amazonas que se completó en 2015.

Este junio, Lula lanzó una plataforma comprometidos con la lucha contra los delitos ambientales, intentar acabar con la deforestación y cumplir los objetivos de reducción de emisiones del Acuerdo de París. En él, también expresó su apoyo a la idea de una transición energética, al tiempo que prometió que la petrolera nacional de Brasil ampliará su trabajo para proteger lo que llamó “seguridad energética”.

En las últimas semanas, Lula también ganó un poderoso aliado: marina silva, el ex ministro de Medio Ambiente del gobierno de Lula, quien renunció por diferencias sobre proyectos de represas hidroeléctricas, anunció su apoyo a la candidatura del líder del PT. Lo hizo luego de acordar una serie de medidas con el candidato presidencial que incluyeron la fijación de precios del carbono, nuevos incentivos financieros para la agricultura sostenible y la creación de una Autoridad Nacional de Cambio Climático para asegurar que la política pública se ajuste a la ley. Objetivos del Acuerdo de París.

A pesar de los esfuerzos anunciados, revertir la situación no será tarea fácil. “No tengo ninguna duda de que si gana, Lula va a reactivar todas las políticas ambientales, pero esto es un gran problema porque la situación está lejos de ser la de 2003”, dijo Araujo. “El escenario es muy grave, hay mucha conflictividad social en la zona, mucha violencia y se deben tomar acciones urgentes para que Amazon Dejen de hacer esta área sin ley y en manos de criminales. Este mercado, Bolsonaro puede irse, pero el bolsonarismo seguirá siendo”.


La mayor deforestación en 15 años se juzga en las urnas

awesome) first appeared on egybramjfree.com